Impresiones sobre la EOS 6D Mark II

He tenido ocasión de trabajar en unas muy intensas 48h con la cámara de Canon 6D Mark II. Creo interesante compartir mi experiencia con todos vosotros en la presente entrada en mi blog

Hace tan sólo unos días, tuve el placer de participar en el reto #Canon48. Se trataba de hacer unas fotos muy particulares, con muy poco tiempo para planificar las mismas: un autorretrato disparado en remoto desde la aplicación de Canon para smartphone llamada Camera Connect, un time-lapse y una fotografía en gran angular en circunstancias de luz tenue. Todo ello se realizó en un plazo de 48h, empezando el miércoles a las 9am. El requisito indispensable era usar el equipo dispuesto para la ocasión: el cuerpo de la 6D Mark II y dos objetivos, el 16-35 f4 L y el 24-105 f4II L.

Las impresiones iniciales al sacar la cámara del envoltorio ya fueron positivas: la calidad del acabado y ergonomía están en la línea con lo que Canon acostumbra a dotar a sus equipos tope de gama, aunque en este caso, este modelo esté más bien orientado al aficionado entusiasta. Quizás por esta circunstancia, el cuerpo sea algo más compacto y por tanto, más ligero y cómodo de transportar en una ya de por sí mochila repleta de pesados materiales fotográficos. Aún así, es resistente al polvo y la humedad, que es una cualidad muy apreciada por los clientes potenciales.

No tardé mucho en ver una gran diferencia con modelos anteriores con los que he trabajado: esta cámara incorpora una pantalla giratoria que como pude comprobar más tarde, hace posible encuadrar desde los ángulos más complicados. Con los objetivos reseñados, no había mucho margen a la sorpresa al tener el sello de calidad de las ópticas profesionales serie L. Ambos están dotados de estabilización de imagen y son robustos y bien construidos.

Una vez llevada a cabo la primera toma de contacto, llegó el momento de probar la cámara convenientemente.

La primera prueba consistía en hacerme un autorretrato. Lo que a priori pensé que iba a ser un tormento, resultó ser algo relativamente sencillo. La EOS 6D Mark II es totalmente controlable desde cualquier móvil a través de la app Camera Connect. Este hecho hace que se pueda controlar cualquier parámetro de la toma en remoto, mientras que se ve toda la escena a fotografiar en la pantalla del smartphone. En este caso, al tener la visión completa del fotograma en la palma de mi mano, no tuve que dar palos de ciego para saber si el “personaje” incluido estaba en el punto exacto donde quería y me permití el lujo de salir de espaldas, tapando todas las luces parásitas en la composición. Lo más importante para mí de esta función es que no hay ninguna necesidad de hacer decenas de pruebas hasta encontrar la foto deseada.

El resultado fue el siguiente:

©David Rocaberti - All Rights Reserved

EOS 6D Mark II + Canon 16-35 f4 Camera Connect App 35 mm f5,6 0,8s ISO 250

En la segunda parte del reto #Canon48, tuve que adentrarme en los menús de la cámara para realizar un time-lapse. La cámara se encarga de todo menos de elegir la localización. Desde el menú nativo, se seleccionan todos y cada uno de los parámetros (con un sencillo intervalómetro), para una vez registradas las cientos de imágenes necesarias, hacer el montaje de las mismas (si se desea con música de fondo) en un solo archivo de vídeo, sin necesidad alguna de usar ningún tipo de software adicional. En esta ocasión pude comprobar fehacientemente la importancia de tener una pantalla articulada. Ésta me permitió encontrar un punto totalmente estable sobre el cual dejar la cámara durante todo el proceso, que se encontraba en un punto de otra manera inaccesible de una pasarela que tiembla a cada paso que dan las decenas de viandantes que constantemente la cruzan. La definición de la imagen de vídeo resultante llega a un impresionante 4K, con unos notables niveles de nitidez.

Creo que la siguiente imagen, tomada durante la realización del citado time-lapse, habla a las claras del nivel de detalle que ofrece el equipo:

©David Rocaberti - All Rights Reserved

EOS 6D Mark II + 24-105 f4 II L 50 mm f22 10s ISO 50

Para la última parte del reto, quedaba el plato fuerte: tomar una foto utilizando el gran angular en condiciones de poca luz.

Siempre me ha fascinado la capacidad de la fotografía de poder capturar instantes que el ojo humano no es capaz siquiera de visualizar; de hecho, en los últimos años me he especializado de alguna manera en tomas nocturna, un tipo de fotografía muy exigente con el equipo a utilizar. Bajo este prisma, es imprescindible que la cámara sea full frame y que dé unos resultados excelentes en altas sensibilidades. La 6D Mark II cumple con nota con todas las exigencias; de hecho, tengo que reconocer que es la mejor cámara que yo haya utilizado para estos menesteres. A pesar de no usar la reducción de ruido incorporada en la cámara (manías que uno tiene), las imágenes resultantes son muy buenas, incluso en jpg. En este caso, acabé tomando una imagen que no tenía previsto de antemano: incorporé en el encuadre a una persona orientada de cara a la cámara, que con su presencia se encargaría de dar escala y de añadir un poco de misterio a la foto en cuestión. Esta posibilidad vino dada pues los tiempos de exposición se vieron notablemente acortados al poder usar sensibilidades muy altas.

Valga como muestra de ello la siguiente imagen:

©David Rocaberti - All Rights Reserved

EOS 6D Mark II + 16-35 f4 II L 16 mm f4  4s ISO 6400

En otro orden de cosas, me parece interesante reseñar algunos otros aspectos que me han sido de mucha utilidad en las citadas 48h del reto #Canon48:

  • El autofocus dual pixel, que según tengo entendido, se trata del mismo que monta su hermana mayor, la EOS 5D Mark IV. No puedo más que decir que es impresionantemente rápido, incluso en condiciones de baja luminosidad. En mi opinión, se trata del plato fuerte de las funciones de la 6D Mark II
  • La pantalla táctil capacitiva, que hace mucho más sencillo el navegar por los menús, permite realizar ajustes de color en modo live view y por tanto prescindir de filtros correctores. Asimismo, a colación con el punto anteriormente reseñado, se puede usar la pantalla para enfocar en el sitio deseado de nuestro encuadre con un leve toque con un dedo
  • El hecho de haberse convertido en un periférico más del teléfono móvil. Se pueden mandar imágenes por FTP o publicarlas en las redes sociales en cuestión de segundos, sin necesidad de que pasen por nuestra computadora
  • Rango de sensibilidades nativas desde 100 a 40.000 ISO (forzando, 50-102.400). Puedo dar fe de que tomé imágenes más que usables a 12.500 ISO en exposiciones de 2 segundos.  Poco más hay que añadir
  • GPS, muy útil para recordar exacta donde se hizo una determinada foto
  • Estabilización digital en modo vídeo

Finalmente y a modo de conclusión, creo que la cámara es una excelente opción para los aficionados avanzados, ya que aporta altas prestaciones para cubrir las expectativas creativas y artísticas que suelen tener ese tipo de usuarios. Al mismo tiempo, estoy convencido de que podría ser de gran utilidad entre los profesionales cumpliendo la función como cuerpo de respaldo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s